No solo las mujeres abortan

El aborto, un tema que parece ser siempre de actualidad. Un debate incesable, “pro-vida” contra “pro-aborto”. Pero el análisis en este artículo no va a seguir esa línea, sino una diferente.

Resulta curioso observar cómo a la hora de hablar de este tema, las personas que defienden el derecho a abortar, cometen un grave error.

“Solo las mujeres tienen voz en esta lucha”

“Las mujeres tienen derecho a abortar”

¿Alguna idea de dónde está el error aquí? Y, no, no voy a posicionarme en contra del aborto, así que si ahí ves el desacierto, no es a lo que me refiero. Tampoco vengo a decir que un hombre cis tenga derecho a decidir sobre este tema, porque al fin y al cabo, no es su lucha.

Cada vez que se lee sobre aborto, solo se habla de mujeres. Si buscas en Google argumentos a favor del derecho a abortar, solo se habla de mujeres. Si escuchas debates sobre el tema, solo se habla de mujeres. Cuando la gente menciona el tema, solo se habla de mujeres.

No obstante, no solo las mujeres tienen útero. No solo las mujeres pueden quedarse embarazadas. No solo las mujeres pueden, por tanto, abortar.

Hablar del aborto haciendo hincapié en que es una lucha de mujeres, que es un derecho de las mujeres, invisibiliza  a las personas trans. Ignora el hecho de que tener útero no significa ser mujer, ni ser mujer significa tener útero. Ignora la existencia de los hombres trans, de las personas no binarias y de todas las identidades de género que no entran dentro de la normatividad.

¿Es cierto que la mayoría de mujeres tienen útero y la mayoría de personas con útero son mujeres? Sí, pero eso no otorga ningún derecho a tomar una postura discriminatoria hacia las personas trans. Porque si defiendes el aborto libre, tienes que defenderlo de cualquier persona que pueda quedarse embarazada.

Las personas trans existimos: dejad de excluirnos de luchas que nos son legítimas.

Orgullo LGTBI+ 2016

Hoy, en 1969, una multitud de personas se manifestó contra el odio, contra la discriminación, contra las injusticias que sufría la comunidad LGTBI+. Se levantaron, y dijeron: “se acabó”.

Hoy, 47 años después, no podemos fingir que nada pasó aquel día, y que su levantamiento fue en vano, porque no lo fue. Gracias a esas personas, nuestra comunidad ha conseguido grandes avances; gracias a esas personas, la gente de la comunidad LGTBI+ lucha por sus derechos; gracias a esas personas, hoy podemos hacer cosas que hace 47 años serían impensables.

Por esta razón, hoy, 28 de junio, no podemos callarnos. Ni hoy, ni nunca. Debemos continuar con esta lucha hasta que no haya ninguna diferencia entre el trato que reciben las personas LGTBI+ y las que no lo son. Se acabó callarnos, se acabó permitir que pisoteen nuestros derechos, se acabó resignarnos. Ellxs no dejaron que les callaran, ¿por qué íbamos a hacerlo nosotrxs?

pride 16.PNG

Acabemos con el odio.

Un hombre armado ha matado hoy a 50 personas en una discoteca LGTB+ en Orlando, llamada Pulse, y ha herido a al menos 53. Los medios informan de que estaba planeado, de acuerdo con las palabras de Obama, “sabemos suficiente para decir que esto fue un acto de horror y odio”.

Probablemente hayáis escuchado estas noticias devastadoras y no sorprendo a nadie compartiendo estas noticias con vosotros.

Escribo esto porque toca la fibra sensible, porque no puedo evitar lagrimear cada vez que simplemente pienso en lo que ha pasado. Probablemente estéis pensando, “si ni siquiera los conocías, no tenías relación con ellos”; eso no importa. Y, realmente, no soy tan diferente de las personas que fueron asesinadas hoy en Orlando.

De la misma forma que cuando ocurrió en Francia y las personas asesinadas estaban en un concierto de rock y pensé “podría haber sido yo”, lo pensé hoy. Por eso hoy os pido vuestra atención y os ruego que leáis esto hasta el final.

El odio no nos llevará a ninguna parte, el odio no es la solución a ningún problema. Da igual quién seas, tu religión, tus creencias, tu género, tu color de piel, tu orientación sexual, tu edad, tu nacionalidad… todxs somos humanxs, merecemos ser tratadxs como lo que somos… diferentes, pero valemos lo mismo.

Sé que vivimos en una sociedad que nos dice que odiemos a quienquiera/lo que quiera que sea diferente, pero hoy os pido que queméis todos vuestros puentes, decid adiós a todos los insultos que os han enseñado. Probablemente estéis penando, “pero yo no he matado a nadie, ¿por qué tengo que cambiar?”…. porque necesitamos predicar amor, necesitamos aportar nuestro granito de arena.

Mañana, no llames a ese chico del instituto “maricón”, no llames a esa chica de tu barrio “travelo”, no insultes a esa persona que tiene diferentes creencias a las tuyas… no prediques odio. Lo creas o no, no haciendo eso lograras marcar una diferencia, positiva. Si haces lo contrario, estimularás el odio. ¿En qué lado prefieres estar?

Me uno al camino que lleva a un futuro con más luz, a un mundo mejor en el que todxs podamos ser nosotrxs mismxs sin tener miedo de que nos hagan daño, nos acosen o nos maten. Me uno al lado en el que encontraré personas dispuestas a lograr un mejor mundo para todxs nosotrxs.

Muéstrale al mundo que somos mejor que eso. Puede que no podamos cambiar el mundo entero, pero podemos cambiar el mundo de alguien. Soy parte de la comunidad LGTBI+, no soy menos persona por ello, y estoy orgulloso de ello. Nunca te avergüences de tus colores – nunca hagas que nadie se avergüence de sus colores tampoco.

 

pride.PNG

Día de la visibilidad trans

¡Feliz día de la visibilidad trans!

Hoy es día de hacernos ver, de hacerle ver al mundo que existimos, que estamos aquí y que somos igual de válidxs que cualquier otra persona.

Hoy es día de hacerle ver al mundo que vamos a continuar luchando por nuestros derechos, y que no dejaremos de hacerlo hasta el día en el que tengamos una igualdad real.

Hoy es día de hacerle ver al mundo que seguiremos luchando para conseguir que no se nos juzgue, que no se nos discrimine, que se nos respete.

Hoy es día de hacerle ver al mundo que da igual cuantas veces intenten decirnos que no podemos conseguirlo, seguiremos hacia delante con nuestro propósito grabado en nuestros corazones.

Hemos avanzado pero aún nos queda por avanzar. Porque digan lo que digan; se puede.

Mucho ánimo y a seguir luchando, compañerxs.

transf

Diferencias entre bisexualidad y pansexualidad.

Todxs, o la mayoría, hemos escuchado alguna vez estos dos términos: bisexualidad y pansexualidad. ¿Qué ocurre? Las personas suelen verlos como términos sinónimos, cuando no es así. Si no significan lo mismo, ¿en qué difieren?

Comencemos definiendo ambos términos para ir aclarando posibles dudas.

Bisexualidad: generalmente se ha utilizado este término para definir la atracción sexual al género masculino y femenino, es decir, poder sentirse atraído por una persona de cualquiera de esos dos géneros. ¿Qué ocurre? Este término proviene más bien de cuando se consideraba que solamente había dos géneros, y la definición más encontrada es “atracción sexual a personas de ambos géneros”. Sin embargo, ahora sería incorrecto decir “ambos”, así que lo mejor sería ceñirnos al significado de la palabra. Según este, es la atracción sexual a dos géneros. No tienen por qué ser géneros binarios.

Pansexualidad: este término es un término revolucionario, ya que no reduce el género al binarismo como se ha hecho siempre, sino que abre el término a todos los géneros. Pansexualidad significa atracción sexual a todos los géneros, tanto binarios como no binarios. “Pan” significa en griego “todo”.

¿Dónde reside la diferencia entre ambos conceptos?

La mayoría de personas no ven esta diferencia porque para verla hay que ver el género como un espectro, que no está reducido al binarismo hombre-mujer, sino que hay más géneros aparte del masculino y femenino.

Bisexualidad es atracción sexual a dos géneros, y pansexualidad es atracción sexual a todos los géneros; por tanto, no significan lo mismo, son términos diferentes.

Pena insuficiente por agresión tránsfoba.

Hace unas semanas, un joven transexual de 21 años fue agredido en Granada, tanto verbal como físicamente. Dos chicos se le acercaron, lo acorralaron y le propinaron una paliza. También recibió insultos y agresiones verbales al grito de “si Franco levantara la cabeza te fusilaba”, “degenerado”, y más.

Probablemente hayáis oído sobre esto ocurrido en las noticias, periódicos y/o redes sociales.

Muy recientemente, se ha dado con el presunto autor de los hechos, el cual hasta ahora estaba sin identificar. Fuentes judiciales han informado de que este ha quedado en libertad con cargos, por un delito de lesiones y otro de discriminación por razón de género.

He aquí mi opinión al respecto.

Estoy indignado respecto a la condena, y completamente en desacuerdo con la misma. Lo dictaminado me parece una pena insuficiente para lo ocurrido; ¿qué quiero decir con esto? La pena dictaminada debería haber sido mayor. No se puede permitir que una persona sea agredida y discriminada como lo fue Daniel y que la única pena sea libertad con cargos.

Es necesario que se haga una Ley Integral de Transexualidad, a nivel estatal, que incluya medidas contra este tipo de actos, que las penas sean mayores, que defiendan a las personas pertenecientes al colectivo LGTB+ ante todas estas agresiones.

El número de agresiones que ocurren es preocupante, no se puede pasar por alto. Son necesarias medidas inminentes; las cosas no pueden continuar así. Es necesario que las autoridades se vuelquen y hagan medidas al respecto, medidas efectivas, con penas severas. No pueden permitir que estas cosas sigan ocurriendo.

Aquí tenéis el artículo en el que se narra la sentencia: http://www.lasexta.com/noticias/sociedad/dejan-libertad-cargos-agresor-joven-transexual-granada_2016022300197.html

¿Metro gratis para transexuales?

Esta tarde he leído la noticia de que el Metro de Madrid ofrecería a personas transexuales ir en metro gratis. Tras algo de investigación para saber bien sobre qué iba el tema, leí que ofrecían bonos gratis de libre circulación a personas transexuales en riesgo de exclusión social.

No puedo evitar tener algo que decir al respecto, y algo no necesariamente positivo.

¿Poder ir gratis en metro soluciona la discriminación que sufrimos las personas transexuales? ¿Realmente pensáis eso? Porque yo no estoy de acuerdo.

Poder ir gratis en metro no soluciona el acoso escolar, no soluciona los insultos, los empujones, las burlas… que puede sufrir una persona transexual/transgénero en su centro de estudios.

Poder ir gratis en metro no soluciona las dificultades para encontrar trabajo y, una vez encontrado (si se encuentra) el trabajo, la discriminación por parte de compañerxs de trabajo o de superiores.

Poder ir gratis en metro no soluciona el rechazo por parte de la familia, que repitan que “es una fase”, y que con esa excusa decidan no apoyarnos a la hora de escoger el camino que tomamos con la única intención de poder ser nosotrxs mismxs.

Poder ir gratis en metro no soluciona el miedo a ir a los aseos públicos, debido a que podemos sufrir episodios de violencia por parte de otras personas. Tener miedo de entrar en el aseo correspondiente con tu identidad, porque podrían agredirte, pero también tener miedo de entrar en el otro, ya que podría ocurrir lo mismo.

Poder ir gratis en metro no soluciona cualquier tipo de violencia a la que podemos ser expuestxs al salir a la calle, a la violencia que podemos sufrir por simplemente ser nosotrxs mismxs.

Poder ir gratis en metro no soluciona que la transexualidad siga siendo patologizada en la mayoría de comunidades autónomas de España, siendo por tanto necesario un diagnóstico por una persona profesional de salud mental. Cuando nadie tiene que decirnos quién somos, ¡merecemos derecho a ser nosotrxs mismxs!

Poder ir gratis en metro no soluciona la discriminación que todavía sufrimos por parte de instituciones y administraciones públicas, incluidas unidades de hospitales dedicadas a la transexualidad, en las que se han visto profesionales que han tratado de formas precarias a personas transexuales.

Poder ir gratis en metro no cambia todo lo que hemos sufrido para llegar hasta aquí, ni lo que nos queda por sufrir. No nos soluciona los problemas reales a los que nos enfrentamos de forma diaria, simplemente por ser nosotrxs mismxs.

Así que, queridos gobiernos, queridxs políticxs, si alguno de ustedes lee esto, quería pedirles que nos escucharan. Les pido que escuchen lo que llevamos reclamando, pidiendo, exigiendo a gritos desde hace tanto tiempo. Pedimos leyes que nos defiendan, que nos protejan, pedimos que haya programas que inculquen a las personas desde una temprana edad que existe la diversidad de identidades de género y orientaciones sexuales.

Porque, cuando estén insultándome y riéndose de mí en el instituto, no me va a servir de nada poder ir gratis en metro. Cuando no pueda ir a los aseos públicos porque mi seguridad, mi integridad física podría estar en peligro, no me va a servir de nada poder ir gratis en metro. Cuando tenga que enfrentarme al rechazo de las personas que más me importan, no me va a servir de nada poder ir gratis en metro. Cuando se nieguen en mi centro de estudios a llamarme por mi verdadero nombre, el que está de acuerdo con mi identidad, porque no es el de mi DNI aún, no me servirá de nada poder ir gratis en metro. Cuando esté en una consulta de unx psicólogx/psiquiatra y esta persona tenga que ser quien decida o no si tengo derecho a ser yo mismo, no me servirá de nada poder ir gratis en metro.

Según las estadísticas, el 83% de los menores transexuales han contemplado el suicidio, y el 41% lo ha intentado. ¿Eso lo soluciona poder ir gratis en metro?

Porque, yo creo que la solución a todo esto es otra. Y es la misma solución que pedimos. Escúchennos.

“La Nueva Generación Trans”

Por primera vez en este blog, voy a hacer una reseña, en este caso de un documental llamado “La Nueva Generación Trans”. Hace poco más de una semana lo estrenaron en Canal + y tuve la ocasión de verlo.

El documental trata sobre la primera generación de niñxs y jóvenes transexuales y transgénero que han realizado la transición (en algunos casos física y social, y en otros casos, por el momento, social).

Personalmente, me ha parecido un documental bastante interesante, y voy a comentar algunas cosas, tanto de forma positiva como negativa.

Lo primero que siento la necesidad de comentar es cómo hablan de “cambio de género”, cuando eso no es lo que ocurre ni lo que se hace, se realiza una transición social y/o física. Sólo se menciona alguna vez lo de “cambio de género”, pero me parecía necesario puntualizar eso.

Otra cosa de la que me gustaría hablar es sobre cómo expresan las preocupaciones de lxs niñxs trans de que sus cuerpos vayan a cambiar con la pubertad y desarrollarse de una forma que no quieren que lo hagan, lo cual es una realidad que es importante destacar hablando de transexualidad y transgenerismo, ya que los bloqueadores hormonales son cruciales para evitar esto.

También me gusta que hablen amigxs de niñxs y jóvenes trans porque da esperanza de que cada vez la sociedad es más abierta y acepta mejor estos temas, y aunque haya personas que discriminen y todo eso, que también haya personas que consideren la transexualidad y transgenerismo algo normal (que es lo que es), es algo que siempre alegra oír.

Creo que esto es suficiente, tampoco voy a contar con pelos y señales todo el documental. Si tenéis la oportunidad de verlo, ¡os lo recomiendo!

CI8NYxmWoAEFtCD.png

Cuestionarse.

Cuestionarnos cosas, preguntarnos cosas, es algo natural. Hacernos preguntas sobre nosotrxs mismxs y buscar respuestas es algo normal.

Este tema lo voy a relacionar con identidad de género y orientación sexual.

No entiendo por qué, pero he visto a muchas personas ver como “malo” esto de cuestionarse la identidad de género u orientación sexual. Yo no veo qué hay de malo en eso. Y es que no hay absolutamente nada malo en ello.

Yo me he cuestionado mi orientación sexual. Me he hecho preguntas sobre la misma y he “pasado” por diferentes etiquetas, por así decirlo.

También me he cuestionado mi identidad de género. Me he preguntado quién era yo, y gracias a eso me he descubierto a mí mismo.

¿Qué tiene de malo preguntarse a unx mismx cosas? Tanto el género como la orientación sexual son muy diversos y hay veces que hace falta hacerse preguntas para conocernos a nosotrxs mismxs mejor en ese sentido.

Conocerse a unx mismx mejor nunca fue algo malo, es algo positivo.

¿Te estás preguntando tu identidad de género? ¿Tu orientación sexual? No te preocupes, no es algo malo. Tómate el tiempo que necesites, investigar en nuestro interior para conocernos es algo enriquecedor; no hay que mirarlo como algo malo y doloroso.

El estereotipo trans.

¿Hay un estereotipo trans? ¿Por qué? ¿Hay que seguir ese estereotipo para ser trans, o no? Si no cumplo las características de ese estereotipo, ¿no soy trans?

La respuesta es, los esterotipos existen, ya que la sociedad coge las características generales del grupo de personas del que estamos hablando y decide que la mayoría de gente es así, por tanto, según la sociedad hay que ser así.

Y esto ocurre con todo, y, la transexualidad y el transgenerismo no iba a salvarse. Esto lleva a que muchas personas, aunque sepan que son trans con claridad (o no) duden aún más sobre su identidad de género, y también a que no se les dé credibilidad.

La sociedad ha impuesto que las chicas trans tienen que ser muy femeninas, que haber jugado en su infancia con muñecas y haber visto películas de princesas. Y, por otro lado, los chicos trans tienen que ser muy masculinos, que haber jugado con coches y que les guste el fútbol. Son meros ejemplos, pero que más o menos resumen lo que la sociedad espera de una persona transexual o transgénero.

Luego está, lo que llamo yo el estereotipo #1: haber dicho a los padres y las madres la frase típica “yo quiero ser un niño” o “yo soy un niño”, en caso de un chico trans, y al contrario en caso de chica trans.

Y aquí es cuando os digo yo: no hace falta encajar ese estereotipo para ser trans. La mayoría de las personas trans lo encajan, es cierto, pero hay otras personas trans que no lo encajan, y son igual de válidas. No existe un grado de transexualidad o transgenerismo que hay que alcanzar. No hay personas más trans que otras.

Ya sea por miedo, por desconocimiento de la materia, o mil razones diferentes, cada persona trans vive y ha vivido la transexualidad/transgenerismo de una forma diferente. Las personas, dentro de la misma diversidad, también somos diversas.

Me gusta adjuntar a estas explicaciones alguna experiencia personal, así que os comentaré un poco cosas de mí que no encajarían con ese estereotipo del que os vengo hablando.

Yo sí jugaba con coches y jugaba a videojuegos de carreras y cosas del estilo, lo cual sí encajaría con el estereotipo de chico trans. También es cierto que nunca tuve una Barbie, porque no me gustaban en absoluto, lo cual también encaja ahí, y en los típicos juegos de rol, siempre prefería ser chico; aunque tenía que tener confianza con quien estuviese jugando para decidir “hacer de chico”, y me encantaba. Me encantaba hacer de chico, y sentía envidia hacia los chicos en cierto modo, yo me decía a mí mismo que quería ser chico, pero no lo manifestaba. Yo nunca le dije a mis padres que “quería ser chico”, ni tenía el pelo corto, ni protestaba por las cosas estereotípicas de chica que esperaban de mí. Tampoco soy heterosexual, soy pansexual, cuando según ese estereotipo tenemos que ser heterosexuales. Y, tengo más amigas que amigos.

Es cierto, no sigo ese estereotipo, pero, ¿y qué? Nunca me gustó seguir los estereotipos de todas formas.

Pero no protestaba porque yo no protestaba por nada. Eso no quiere decir que por eso sea menos trans, simplemente que lo viví de otra forma. Me sentía chico y me siento chico, ¿qué ocurre? Yo tenía miedo, como muchxs lo tendréis o habréis tenido, y yo sentía eso pero lo ocultaba, me lo intentaba negar a mí mismo. Es más, intentaba ser más femenino porque pensaba que eso “solucionaría las cosas”.

Y no solucionó nada, porque no había nada que solucionar. Soy trans, y ya está, es como soy y no tengo que intentar cambiar; primero, porque no quiero; segundo, porque no puedo; y tercero, porque no tiene nada de malo.

Llegué a pensar que por no encajar ese estereotipo trans en diferentes aspectos no era lo suficientemente trans, que me estaría equivocando o estaría confuso. Pero descubrí que no era el único que no cumplía con cómo se espera que sea una persona trans, y que eso no me quitaba validez.

Os invito a que si queréis compartir situaciones e historias similares lo hagáis aquí abajo en los comentarios, así más personas podrán ver que, dentro de la transexualidad y el transgenerismo, también somos diversxs, y eso no tiene nada de malo.