Menos escribir, más decir

Escribo esta entrada, primero para disculparme por mi ausencia por aquí. Segundo, para comentaros que voy a darle un cambio a cómo enfoco mi ciberactivismo, pasándome también a un formato audiovisual.

¿Cómo haré esto? A modo de canal de YouTube. Lo tenía creado hace tiempo, pero al fin me he animado a subir vídeos, así que, podéis ver aquí la presentación de mi canal, Diario Diverso. Espero que os guste, que disfrutéis y aprendáis conmigo; cualquier duda, recomendación, o cosa que queráis decirme, aquí me tenéis 😉

Presentación | Diario Diverso

La “ideología” del género

Ideología del género, así es como muchas personas de sectores conservadores catalogan a la campaña que ha iniciado la Asociación Chrysallis por la visibilización de la transexualidad infantil.

La entidad, formada por familias de menores transexuales, inició una campaña en el País Vasco, llenando las paradas de bus vascas de carteles con el slogan:

“Hay niñas con pene y niños con vulva. Así de sencillo”

Y, ¿cómo no? A partir de esto surgió la polémica que ha inundado las Redes Sociales de dos posturas: el apoyo a la campaña, y el absoluto rechazo a la misma. Esta es la razón por la que escribo esta entrada, porque me sentía obligado a responder ante estos ataques hacia la iniciativa de Chrysallis.

Desde mi postura crítica como activista, es cierto que considero que la campaña podría haber sido más inclusiva, y no dedicarse únicamente a les niñes trans binaries. No obstante, este artículo no es una crítica hacia eso, ya que vengo a hablar de algo distinto. En otra ocasión explicaré eso con detenimiento.

son-ninos

“Son niños”

Esta es solo una de las formas de intento de “boicot” a la campaña, una de las muchas pintadas. La transfobia y el vandalismo se han adueñado de las calles y de las RRSS también. Acusan a la Asociación de tratar de adoctrinar a menores, de tratar contenidos que, según quienes se muestran en contra, no deberían enseñarse a les niñes.

Querida persona retrógrada que escribe en las Redes Sociales mensajes de odio y rechazo hacia esta campaña, que ha firmado porque se retire la campaña, o que ha sito partícipe de estos hechos de vandalismo:

Te invito a leer mi pequeño manifiesto, no te llevará mucho tiempo. Puede que ni te interese leerlo, pero ni eso voy a presuponerlo, no voy a juzgarte; a pesar de que tú sí me has juzgado a mí.

Yo no solo soy un joven trans, sino que también soy miembro de una asociación que lucha por los derechos de las personas trans e ínter. Como tal, y como activista, en ocasiones doy talleres, participo en charlas, escribo artículos… uno de los “públicos” a los que intento llegar, es a menores.

Soy una de esas personas a las que acusas de “meter cosas en la cabeza” a niñes y de “corromperles”, soy una de esas personas a las que llamas “antinaturales”, soy una de esas personas a quiénes rechazas por completo y excluyes.

He dado charlas en institutos, en las cuales en un principio les alumnes no tenían ni idea del tema… pensaban que ser hombre era tener pene, y ser mujer, tener vagina. Eso es lo que piensan al principio. Pero luego es cuando llegas y le comienzas a explicar las cosas, les enseñas lo que es la diversidad, ¡y que no tiene nada de malo! ¿Sabes qué es lo mejor de todo eso? Que lo comprenden, al menos la mayoría.

Aprenden a aceptar la diversidad, aprenden a ver que el hecho de que haya personas diferentes no quiere decir que valgan menos, o que sean lo que muchas personas llaman “antinaturales”, porque no lo somos.

También he visto algún caso de una pequeña personita que me preguntaba qué pronombres utilizo, antes de presuponer mi género, o de hacer la típica pregunta de “¿eres hombre o mujer?”; esto me parece fascinante, en el buen sentido sin duda.

Cada cual acabará desarrollando su identidad, y no “van a volverse trans” porque les digamos que es posible ser trans. Yo he crecido rodeado de personas cis (lo contrario a trans), y mira por dónde, eso no ha cambiado quién soy.

Lo que sí puede pasar, y seguramente pase gracias a esas campañas, es que una pequeña personita se vea reflejada en esos carteles, y se sienta un poco menos sola, se dé cuenta de que lo que siente y vive no es algo extraño, que no es la única, que no tiene nada de malo. Creo que si te preocupas por el bienestar de les niñes, no querrás que sufran. Y obligar a une niñe trans a vivir de forma contraria a su identidad, va a causarle mucho sufrimiento. Incluso aunque no le obligues, aunque sea elle misme quién se obligue con tal de encajar, también sufrirá mucho.

Por otro lado, aunque en su entorno más cercano pueda crecer y vivir libre, también hace falta que sus compañeres de colegio sepan sobre diversidad, que la sociedad en sí sepa sobre diversidad. Porque la ignorancia de otras personas también puede hacerle mucho daño.

Ojalá hace 10 años hubiera visto carteles así por las calles, ojalá. Ojalá poder haber visto mi realidad visibilizada en algún sitio. Ojalá haber podido tener la información que veo que hay ahora (y mira que la considero insuficiente y mejorable); no me hubiera callado.

Escribiría muchas palabras más, pero no quiero cansarte. Solo espero que al menos reflexiones un poco, y te plantees que lo que hará sufrir a les niñes no es una campaña sobre diversidad; sino vivir en la ignorancia y el rechazo a lo diverso.

Gracias por leerme, un abrazo.

No tenemos hormonas.

Desde hace ya unos meses, no pocos, no tenemos hormonas. No, yo no estoy en hormonas, pero eso no hace que no esté indignado o que no me sienta obligado a escribir esta entrada.

Porque desde hace unos meses, veo como amigues míes están desesperades, porque van a las farmacias y les dicen que no quedan hormonas. Tienen que rebuscar para encontrar otras alternativas, las cuales, por una extraña casualidad, son más caras, o tienen posibles efectos adversos que las que tomaban antes no tenían.

Por ejemplo, en el caso de hombres trans, muchos han tenido que comenzar a utilizar un gel de testosterona, el cual cuesta casi cuatro veces más que las inyecciones que antes tenían, y con el cual, les ha vuelto la menstruación tras años a muchos.

En el caso de mujeres trans, han tenido que comenzar a utilizar parches o gel (con efectos adversos para muchas personas), o pastillas de progesterona. También con precios más altos, y cuyos efectos son cuestionables, según algunes profesionales.

Qué extraño todo, ¿no?

Yo lo siento mucho, pero me cuesta creer que todo sea casualidad, que este desabastecimiento no tenga causas bien claras y definidas.

Quizá es que conspiro, quizá exagero, quizá mal-pienso.

No sé vosotres, amigues trans, pero yo cuando leo esto me siento un juguete. Siento que están jugando con nosotres, y con nuestra salud, física y mental.

Pasa el tiempo, y nos vamos quedando sin alternativas, porque realmente hay un momento en el que las farmacéuticas dejan de producir estas hormonas. Según afirma el Ministerio de Sanidad, sobre enero volvera el abastecimiento.

Ocurra lo que ocurra el próximo enero, a mí me da que pensar todo esto.

¿Qué somos para todes aquelles que parecen jugar con nosotres? ¿Somos juguetes con los que probar todo lo que quieran? ¿Dónde queda la moral? ¿A qué quedamos reducides? ¿Acaso hemos hecho algo malo? ¿Acaso no tenemos el derecho a los tratamientos que necesitemos? ¿Y nuestros derechos?

¿Otra vez van a intentar quitarnos todo lo conseguido? 

Las hormonas son salud.

Introducción.

¡Buenas a todxs!

Antes de comenzar a publicar entradas específicas sobre los temas que voy a tratar en este blog, creo que lo mejor será que introduzca un poco sobre qué es el blog, y básicamente de lo que voy a hablar.

Este blog es un blog de temática LGTB+, aunque especialmente hablaré de temática trans. ¿Qué busco con esto? Pues, mi intención es educar a la gente, porque, realmente creo que la ignorancia es uno de los grandes problemas de esta sociedad y uno de los causantes de ese odio. Ya que, si nos comprendieran un poco más, ¿quién sabe? A lo mejor dejarían de pensar como piensan y actuar como actúan.

Espero que os guste, gracias por visitarme ^-^