La importancia del lenguaje inclusivo.

Elles, ellxs y ell*s.

A más de unx sorprendo utilizando términos así, ¿me equivoco? ¿Para qué? ¿No existe ellos ya? ¿No se dice ell@s o ellos/as? Hablemos de inclusión, del por qué de cosas que a algunxs os parecen innecesarias.

El castellano utiliza según la RAE, según la gramática establecida, el masculino como neutro. Si en una reunión hay un hombre y una mujer, se utiliza el masculino. Si hay cien mujeres y un hombre, se utiliza el masculino. Si hay solo mujeres, se utiliza el femenino.

Esto tiene raíces provenientes del machismo, del sistema patriarcal por el que se rige la sociedad en la que vivimos (patriarcal=se considera el género masculino superior al femenino, predominancia del hombre sobre la mujer).

Por tanto, cada vez, un sector más amplio de la sociedad ve incorrecto decir ellos hablando de un grupo mixto, indicando que lo correcto es ellos y ellas. Escrito, hay muchxs que escriben ellos/as, o ell@s. Este fue un gran paso hacia la igualdad en el lenguaje e intento de eliminar un poco el machismo incluido en el mismo. 

No obstante, el lenguaje, al igual que la sociedad, al igual que las personas, tiene que evolucionar con nosotrxs.

Esto, ya se va quedando corto. Porque no sólo hay hombres y mujeres, también hay personas cuyas identidades no entran dentro del binarismo hombre/mujer; hay personas no binarias.

Utilizando ellos, ellos y ellas, ell@s, o ellos/as; estamos invisibilizando a esas personas que no son ni hombres ni mujeres. Es como si dijésemos: “no existís, por eso no os dejo espacio ni en el diccionario, ni al  hablar, ni en el lenguaje”.

En la lucha por la igualdad real, no podemos permitir que haya personas invisibilizadas, olvidadas. Porque, el lenguaje es un reflejo de la sociedad. Y vivimos en una sociedad en la que nuestras fronteras van más allá de “hombre y mujer”, y es hora de que esto quede reflejado en cómo hablamos.

Neutralizar cómo hablamos no cuesta. 

De forma hablada, puedes utilizar la terminación “e”. Por ejemplo: todes, amigues. Si estamos hablando en singular sobre una persona y no sabemos qué pronombres utiliza, o es una persona no binaria, utilizamos “e” y artículo “le”. Ejemplo: le amigue.

De forma escrita, puedes utilizar la “e”, “x”, o “*”, lo que tú prefieras.

Y, de ambas formas, siempre puedes utilizar palabras sin carga de género; aunque parezca imposible, por experiencia digo que es más que posible.

Es cuestión de intentarlo e implicarse, es cuestión de respeto, de visibilización y un poco de empatía. No te gustaría que invisibilizaran tu identidad, ¿verdad?

¡Pues no invisibilices a otrxs!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s