Servicios públicos.

Últimamente he leído muchos comentarios sobre la temática: “personas trans en servicios públicos”. Sinceramente, este debate lo veo innecesario; ¿por qué? Porque no entiendo por qué personas tienen que opinar sobre qué servicio público yo puedo o no utilizar.

Esto va dirigido hacia personas cis (para quien no lo sepa, cis=persona cuya identidad de género coincide con su género asignado al nacer):

¿Os quita el sueño que yo, un hombre trans, vaya al servicio de hombres? Cuando vais al servicio y os encontráis a alguien allí, ¿os da miedo que tenga unos genitales diferentes a los vuestros? ¿Pongo en riesgo vuestra seguridad por ir al servicio de hombres? ¿Va a cambiar algo en vuestras vidas porque yo entre en el servicio de hombres?

Nada de eso ocurre, ¿verdad?

Pues ahora voy a cambiar un poquito la situación expuesta para que penséis un poquito. Yo soy un chico trans que no está actualmente sometido a ningún tratamiento hormonal, aunque tengo la suerte de que ni mi cuerpo ni facciones faciales son muy socialmente “femeninas”, y suelen leerme hombre (asignarme pronombres masculinos sin conocerme).

Cuando estoy en algún sitio público, como el gimnasio, el instituto, algún centro comercial… y tengo que ir al servicio, tengo miedo. Siempre intento evitar ir a servicios públicos, salvo que sea necesario. Cuando tengo que ir me da miedo encontrarme a alguien allí y que empiece a decirme algo, que se dé cuenta de que soy trans. Lo llamaréis miedo irracional, pero no es irracional, porque muchas personas trans han sido agredidas en servicios públicos.

Tampoco pienso entrar al servicio de mujeres, porque no soy una mujer, soy un hombre. Y la teoría que tanto he escuchado de que debería ir al servicio de mujeres porque tengo vagina es algo tránsfobo y que no pienso hacer. En los servicios no pone “penes”, “vaginas”; pone “hombres”, “mujeres”. Por tanto, voy a entrar donde me corresponde, en el de hombres, que es lo que soy.

Todo esto, en mi opinión, se solucionaría con servicios neutros, porque sinceramente, no le veo sentido a que haya servicio de hombres y de mujeres, empezando porque eso excluye a las personas que no son ni hombres ni mujeres, y crea tanta controversia.

Anuncios

Atracción sexual vs. atracción romántica.

Cuando hablamos de orientaciones sexuales, cometemos el error de considerar una orientación sexual como la atracción romántica y sexual hacia una/varias personas. Esto lleva a errores, por ello vengo a explicar la diferencia entre ambas.

No es lo mismo orientación sexual que orientación romántica. La diferencia entre ambas radica en que la orientación sexual implica atracción sexual, y la romántica, atracción romántica. La diferencia puede verse así muy simple, no obstante, cuando las personas hablan del tema suele haber confusiones, ¿por qué?

Se suele pensar que atracción sexual y romántica van ligadas, cuando no es así. Ambos tipos de atracciones son independientes entre sí. Bien es cierto que suelen coincidir, pero eso no quiere decir que tenga que ser así. Sentir atracción sexual hacia una persona/personas de x género no quiere decir que tengamos que sentir atracción romántica, o viceversa.

Una persona puede ser heterosexual (se siente sexualmente atraída a personas del género opuesto) y homorromántica (se siente románticamente atraída a personas del mismo género). Este es un ejemplo explicativo, al igual que infinidad de ejemplos más podrían exponerse.

Considero de gran importancia esta distinción, ya que hay muchas personas cuya orientación sexual y romántica no coincide, y al desconocer esto pueden sentirse extrañxs, perdidxs, solxs…