Día Internacional de la Memoria Trans.

Hoy, como tal vez hayáis oído o leído, es el Día Internacional de la Memoria Trans. Probablemente, si no formáis parte de la comunidad LGTB+ no supierais esto, porque es un tema del que, al menos yo, no oigo hablar fuera de la comunidad LGTB+.

Desde 1999, cada 20 de noviembre se recuerdan a las personas transexuales y transgénero que han sido asesinadas víctimas de transfobia. Y, para también recordar la violencia continua que la comunidad trans sufre.

Las cifras de estas víctimas de transfobia durante este último año es de 271 personas trans asesinadas. Son unas cifras horribles y escalofriantes, que deberían ser reducidas a 0. Porque la transfobia nunca está justificada, porque todo el mundo debería ser y sentirse libre de vivir y expresar su propia identidad, sin tener que ser víctima de este odio, miedo y transfobia en general. Merecemos poder ser nosotrxs mismxs sin miedo, poder salir a la calle sin temer que nos agredan, poder vivir de forma tranquila… y, ante todo, merecemos vivir.

Artículo 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

¿En qué momento se olvidaron de eso?

Aquí os dejo un par de enlaces de artículos que os pueden ser de interés: http://www.chueca.com/articulo/frenar-los-homicidios-de-personas-trans-una-responsabilidad-global y http://www.eldiario.es/andalucia/Ayuntamientos-Andaluces-Internacional-Memoria-Trans_0_454254639.html.

tumblr_mwlc53saYY1qbx9who1_1280

Disforia.

A menudo, se escucha entre las personas trans hablar sobre la disforia. Nosotrxs sabemos lo que es la disforia, pero, ¿vosotros lo sabéis?

En alguna ocasión, tras comentar a alguna persona estar sintiendo disforia, no han comprendido bien de lo que hablaba, lo cual es completamente comprensible, ya que es un tema del que las personas cis no suelen oír hablar. Y, por esa misma razón, creo que es un tema de gran importancia.

Como bien nos indica la palabra disforia, es el sentimiento contrario a la euforia. La mayoría de las personas trans (no todas, ¡ojo!) experimentan este sentimiento de disforia de género. Disforia de género es el sentimiento de disconformidad con el sexo biológico/género asignado por nacimiento.

Esa es la definición, sin embargo, cuando le explico a alguien cercano a mí qué es la disforia, con la intención de que pueda comprenderme un poquito más, suelo poner ejemplos prácticos. Así que, a ejemplos prácticos, os contaré sobre lo que es para mí la disforia, como la siento.

Para mí disforia es mirarme en el espejo desnudo y sentir la necesidad de taparte los genitales porque el simple hecho de verlos me da ganas de llorar. Sé que no pegan ahí, no deberían estar ahí. Después miro mis caderas, la forma de mi cuerpo. Esa forma “de reloj de arena” debería ser una forma de “v”. Luego alzo la mirada y miro la forma de mi cara, debería ser más “masculina”. Me hago una imagen mental, y eso sí es lo que me gustaría ver. Escucho mi voz, aguda, y sé que debería ser grave. Quiero que lo sea. Luego, voy por la calle y veo a hombres cis, y lo que siento es envidia, celos. Ya me gustaría a mí ser como ellos. “Ojalá lo tuviera yo tan fácil”, me digo a mí mismo. Después voy de compras, y aunque mi mirada se desvía hacia la parte de hombre cuando nadie mira, no puedo acercarme o llevar ropa de ahí, porque sigo en el armario.

Algunxs me dicen que es una fase, que estoy confundido, que es “cosa de la adolescencia”, que me espere unos años… lo que siento es real. Yo soy un chico.  Y, el hecho de haber nacido en un “cuerpo de mujer” me causa un malestar terrible.

Cada unx siente la disforia de una forma diferente, o similar, depende. Pero, esta es mi percepción, lo que yo siento. Espero que haya aclarado dudas a alguien o hayáis comprendido lo que es la disforia de género.

Queridxs padres y madres de niñxs/jóvenes trans…

Este post va dedicado a los padres y madres de niñxs y jóvenes trans. Tanto si os lo han dicho ellxs mismxs en persona, como si sospecháis que podrían serlo, vuestra reacción es importante.

Por eso, desde la posición de adolescente trans, voy a daros ciertos consejos e información que os puede ser útil.

Probablemente os sentís soprendidxs, y sin saber qué hacer. Eso es normal. Lo primero que deberíais hacer es dejarles claro que lxs queréis ante todo. Puede pareceros una tontería, pero probablemente vuestrxs hijxs teman que vayáis a dejar de quererlos por ser trans. Aparte, decirle a alguien que lo queremos es algo que nunca sobra, y generalmente falta.

Algo muy importante que no podéis olvidar es respetar la expresión de género de vuestro hijx. ¿Qué significa eso? Dejadlos vestirse como quieran, no intentéis obligarlos a encajar en un rol en el que ellos no se sienten a gusto, no penséis que ignorando los hechos y haciendo que tengan que encajar el rol de su sexo biológico van a dejar de ser transexuales, que es algo que ignorándolo desaparece o algo así, porque eso no es cierto. Y sólo causará sufrimiento a vuestro hijx.

Otra cosa que deberíais hacer es informaros sobre el tema, para comprenderlos un poco mejor. En internet hay un gran número de páginas que os pueden ser de gran ayuda, y no son difíciles de encontrar. También podríais probar a acudir a grupos de familias de niñxs y adolescentes transexuales, allí encontraréis información, gente en vuestra misma situación, consejo, etcétera.

Personalmente, otra cosa que yo haría es preguntarle a su hijx qué pronombres quiere que usen, es decir, cómo quiere que lo traten. Lo mismo ocurre con el nombre; si su hijx se identifica con el género opuesto al asignado al nacer, probablemente no se sienta cómodo con su nombre de nacimiento. Ayudarles a elegir otro nombre no sólo ayudaría a vuestro hijx, sino que también le haría ganar mayor confianza y mayor apoyo por su parte.

Tomad en serio las palabras que os diga vuestro hijx. Aunque pueda parecer una decisión sencilla, el hecho de comunicaros que son trans es una decisión difícil, ya que el miedo juega una mala pasada. Y tampoco es que sea un miedo irracional. Si alguna vez habéis dicho algún comentario negativo hacia la transexualidad y transgenerismo, aunque fuera mucho tiempo atrás o hablarais sobre otra persona, recuerdan esos comentarios perfectamente y alimentan su miedo. El miedo a que lxs rechacéis. Yo estaba hasta temblando, con el corazón latiendo y con los ojos llenos de lágrimas del miedo que tenía. Y no me atreví a decir palabra hasta que me sentía seguro, tras años de silencio, por así decirlo.

Estas son las cosas más importantes respecto a vuestra reacción que se me ocurren ahora mismo, pero si pienso en más o si caigo en otras, lo publicaré próximamente en otra entrada. Creo que son cosas realmente importantes y que deberíais tener muy en cuenta y presentes. Sois lxs modelos a seguir de vuestrxs hijxs, tienen miedo de que no lxs aceptéis, demostradles que lo importante es lo del interior. Demostradles que, cuando esperabais un hijx y os preguntaban si queríais que fuera niño o niña y decíais que lo importante es que estuviera sanx, que lo decíais de verdad. ¿Acaso algo ha cambiado?

Por desgracia, llegarán muchas personas que vayan a herir a vuestrxs hijxs y que intenten cortarles las alas, que cuando empiecen a meterse con ellos (que espero que no, pero la experiencia me dice otra cosa), que al menos puedan decir: “no pasa nada, mi familia me apoya y me quiere por como soy”.